El email marketing es mucho más que enviar newsletters a tus suscriptores. Es la herramienta que los convertirá en tus clientes. Es hora de derribar algunos mitos. 

«El email marketing está obsoleto y murió el siglo pasado».

¡MEEEEEE! Incorrecto.

Está pasando. Todavía hay mucha gente que piensa que el email marketing es una cosa muy molesta del pasado.

Pero aquí viene lo bueno: lo que ellos piensan que es email marketing, en verdad NO LO ES.

¿Te acuerdas de principios de los 2000? En la radio sonaban OBK, teníamos que elegir entre navegar por internet o hablar por teléfono y recibíamos a diario correos infumables con párrafos de colores y llenos de exclamaciones.

Y no, eso no era email marketing. Eso era SPAM con mayúsculas, y para nuestra suerte, los servicios de correo electrónico aprendieron a filtrarlo cada vez mejor.

Bueno, quizá todavía llegue a tu bandeja alguna notificación para reclamar esos $50.000 que tu banco no te ha transferido por error, o un ofertón para comprar a precio de ganga un bote de pastillas para <<inserta cualquier milagro imposible aquí>>, pero no es habitual, y tampoco es de lo que venimos hoy a hablarte.

Una vez ya está aclarado qué no es el email marketing, vamos a decirte lo que SÍ es:

Es la herramienta más poderosa para comunicarte con tu audiencia y que confíen en ti. ¿Quieres saber por qué?

 

¿Por qué debes usar el email marketing para tu negocio?

Partimos del hecho de que ellos ya han elegido recibir tus correos. De buenas a primeras, ya están dispuestos a escucharte, por algo se han apuntado a tu lista.

Ahora depende de ti que tu mensaje cale hondo y te traiga resultados, o que por el contrario, acabes en el buzón de papelera con el resto de vendehúmos.

¿Hasta ahora pensabas que solo servía para molestar o para enviar insulsas newsletters a tu lista?

Para nada… Te explicamos las 4 razones más poderosas por las que debes aprender a vender con tus emails.

 

Puedes personalizar tus campañas con email marketing

Si hay una palabra que define el éxito de tus campañas, es esta:

PERSONALIZACIÓN

Si tu mensaje y tu página web están bien alineados, serán un punto de encuentro para personas con intereses comunes.

Pero no todos estarán interesados en los mismos productos o servicios. Y mucho menos, se encontrarán en la misma fase de compra.

Algunos acudirán a ti en busca de mera información.

Otros te tantearán para comprobar si eres tú a quien necesitan.

Finalmente, y si tu propuesta les ha convencido, estarán listos para comprar.

Es como cuando vas al centro comercial.

Miras y comparas… hasta que un amable dependiente sale de una columna:

– Buenas tardes, ¿puedo ayudarle en algo?
– No, gracias. Solo estoy mirando.
– Estupendo. Cualquier cosa que necesite, estoy aquí.

Y tanto que está ahí. Lo tienes a medio metro invadiendo tu espacio personal.

No ha filtrado tu mensaje de «solo estoy echando un vistazo. Déjame disfrutar y ya te avisaré si quiero algo».

Pasa lo mismo si no filtras a tu audiencia según sus intereses y el momento en el que se encuentran. Se sentirán incómodos y ya tendrán un motivo para no volver a ti.

No te agobies, no tienes que personalizar tus emails uno a uno…

Herramientas como Mail Chimp o Active Campaign te ahorrarán mucho tiempo y dolores de cabeza, gracias a sus funciones de etiquetado y segmentación.

Podrás identificar qué suscriptores están interesados de verdad e ir a por ellos.

¡No es acoso! Al contrario: se alegrarán de recibir emails realmente útiles y de su agrado. Casi sin que se den cuenta, sus ganas de comprarte aumentarán progresivamente.

No lo decimos por decir, tiene su explicación.
Aprende a usar todo el poder de tus emails

El email marketing convertirá a tus suscriptores en clientes

Tienes un producto maravilloso y ofreces un servicio impecable.

Quieres que todo el mundo se entere porque, además, lo estás lanzando con una oferta que es casi un regalo.

Pero si destinas todos tus emails a vender, acabará huyendo. Y lo sabes porque te ha pasado a ti.

No solo estás siendo muy pesad@, le estás enviando el mensaje de que lo único que quieres es su dinero.

Ya conoces el dicho:

«Se cazan más moscas con miel que con hiel».

Que tus clientes nos perdonen por compararlos con moscas, pero creemos que no hay un refrán más acertado para definir la situación.

Por el contrario, si los divides según sus necesidades y les das contenido de valor a su medida, sucederán varias cosas:

  1. Te posicionarás como un referente de tu sector. Entenderán enseguida que sabes de lo que hablas.
  2. Crearás una relación de confianza. Sentirán que te has preocupado por darles justo lo que querían.
  3. Desarrollarán un sentimiento de gratitud y agradecimiento. Cuando tengan que comprar, te elegirán a ti frente a tu competencia.

Destaca entre la competencia gracias a tu email marketing

Tus emails dan forma y potencian tu marca personal

No hay nada más triste que un mensaje llano, vacío, que no tenga nada que ver contigo.

Podías haberlo escrito tú o haberlo copiado de la web de cualquier otra empresa similar (y hacer copypaste queda FATAL).

Pero hay otra cosa aún peor: que ese mensaje rezume corporativismo por todos lados.

Pensemos un poco.

Cuando abres tu bandeja de entrada, ¿qué emails borras primero y a cuáles prestas atención?

Si no das un toque personal a tus emails y los escribes como una notificación de Hacienda, irán derechos a la papelera antes de abrirlos.

Por el contrario, si tus lectores conectan contigo y con los valores de tu negocio, harán clic sin prestar atención al asunto, porque el remitente eres tú.

Y aquí va un tip: da igual que escribas en nombre de una empresa, firma siempre y manda tus emails con tu nombre.

Tus clientes quieren leer a personas, concretamente, personas en las que confían.

 

Ahorrarás costes con una buena estrategia de email marketing

Conectar con tus clientes está muy bien.

Aunque si estás aquí es porque quieres ganar dinero. Pero para ganar más €€€, también necesitas ahorrarlos.
Crear una buena estrategia de email marketing pasa por segmentar a tu audiencia y conservar a los suscriptores que de verdad te interesan.

Al principio, puedes empezar por herramientas con versión gratuita.

¿La cosa se te va de las manos y necesitas la versión premium?

Antes de nada, identifica a los suscriptores «activos» y desecha a los que no te hacen ni caso. Liberarás espacio y posiblemente puedas seguir con la versión gratuita si aún te apañas.

Ahora sí, cuando de verdad necesites la versión de pago, ve a por ella. Te hará la vida más fácil y podrás acoger a más suscriptores.

Aún así, te recomendamos que los segmentes por categorías y tengas claro qué, cómo y cuándo escribirles.

Combinar el email con otros elementos como lead magnets o embudos de venta hará maravillas en tu lista y en tu informe de resultados.

Pero poco a poco…

Lo primero es saber el porqué, y luego aprender el cómo.

Ahorra costes con tu email marketing

Conclusión: define tu objetivo y ve a por ello

La grandeza del email marketing radica en su versatilidad.

Tú eliges: completar una venta, dirigir la atención del lector hacia un apartado en concreto de tu web, llevarlos a tus cuentas de redes sociales…

Las posibilidades son ilimitadas y tú tienes en tu poder una herramienta eficaz y muy rentable.

Pero recuerda: todo tu mensaje dependerá de tu objetivo. Por lo tanto, es necesario determinar qué pretendes conseguir con cada email o secuencia. Una vez lo tengas claro y definas tu estrategia, vendrán los resultados.

Ahora dinos, ¿sigues pensando que el email marketing es demasiado simple, limitado o pasado de moda?

¿Todavía andas un poco perdido? Eso es fácil de arreglar: contacta con nosotros y te explicaremos qué necesita tu negocio para embarcarse en el email marketing.

 

Razones para usar email marketing