Política de privacidad

¡Vámonos de tapas! ¡Vámonos, vámonos!  

A estas alturas de nuestra experiencia digital, ya quedan poquitas cosas que no podamos (ni queramos) hacer más allá del mundo virtual en el que habitamos 

Una de ellas es tapear. Al menos por ahora, eso no podemos sustituirlo como sí hemos hecho con las compras.  

No es un ejemplo randomRevisar opiniones, visitar las páginas web de los diferentes anunciantes, comparar marcas, consultar guías de compra y finalmente hacer clic en el sitio correcto para finalizar la operación son actividades orientadas a la compra que ya consumen ingentes cantidades de tiempo frente a las pantallas.  

Y cantidades ingentes de pasta gansa: 40 000 millones de euros.

¿Cómo has llegado a gastar tanto?

 

 

Breve historia del e-commerce en España 

Retrocedamos un poco en el tiempo para conocer mejor cómo hemos llegado a este nivel de amor por el shopping online.

 

 

El Big Bang que lo cambió todo  

Como todo lo que consiste en gastar, el comercio electrónico llegó allende los mares desde EE. UU. 

Si por aquí somos los reyes de la comunicación y enseguida nos dimos cuenta de que este nuevo invento era lo más para socializar a golpetazo de tecla, los americanos ya se venían oliendo desde hacía años que la WWW iba a revolucionar a nivel global la manera de vender y comprar 

En cualquier caso, no tardó mucho en llegar la tecnología necesaria que hacía posible la venta online: fue en 1995 cuando se fundaron con otros nombres las hoy descomunales Ebay y Amazon, y también cuando abrió el primer e-commerce en España (una empresa familiar de Huesca dedicada al alpinismo).  

Claro, que mientras allí las ventas virtuales se afianzaban y crecían como la espuma, aquí todo ese proceso costaría un poquito más.  

 

Así eran las cosas, niños 

Hay varios motivos para que la explosión y posterior evolución del e-commerce en España llevara algún tiempo más.  

  • La llegada del PC. Para poder vender por Internet es necesario llegar a los usuarios. Hoy en día es un escollo superado, pero para que esto sucediera primero fue imprescindible que se popularizase el uso del PC, y con ello, el acceso a la conexión de red.  

Esta fase tardó aproximadamente una década en completarse (la de los 90). 

  • El aumento de la velocidad. En los albores de la experiencia popular española en materia online (allá por finales de los 90) navegábamos a 56 Kbps al ritmo del router, que se conectaba a la línea telefónica. Los que tenemos cierta edad conservamos en la memoria ese ruido casi extraterrestre como un recuerdo entrañable y valioso del que algún día hablaremos a nuestros nietos.  

Con la llegada del ADSL se alcanzó mayor cobertura geográfica y se consiguió una mejor calidad de la señal.  

  • La bajada de precios. Tanto de los equipos informáticos como del coste de la conexión. Los PCs comenzaron costando el equivalente a una pequeña fortuna de la época. Año tras año el mercado español se fue expandiendo hasta alcanzar precios competitivos 

Algo similar sucedió con la conexión. Al principiolas tarifas eran las mismas que las de las llamadas locales. La introducción de nuevos modelos de pago como la tarifa plana, los paquetes de servicios y las altas gratis contribuyeron en gran medida a la popularización de internet en los hogares españoles 

  • La confianza de los internautas. Por aquel entonces solíamos pasar la tarde quemando el chat de Terra y la Encarta Online, pero aquello de comprar a través de internet todavía se antojaba una aventura complicada e incluso arriesgada. ¿Y si me estafan? ¿Y si me roban los datos de la tarjeta? ¿Y si todo es solo una gran mentira? Desde luego, las madres no ayudaban a lanzarse a la piscina: para ellas, internet era una entidad indescifrable y potencialmente maligna.  

Las plataformas de pago seguras y los sistemas bancarios de verificación previa para compras por Internet se fueron implantando de forma muy paulatina. Esto logró ir lentamente derribando la barrera del recelo. 

  • Al inicio, las pocas compañías que tenían presencia en la red hacían un uso prácticamente simbólico de ella, limitándose a informar y a promocionar sus productos o servicios. Con timidez, con desconfianza y con un diseño gráfico que hoy nos haría sonrojar. 

Los diferentes sectores y marcas que pronto entendieron internet como un canal de venta con grandes posibilidades comerciales cambiaron su destino para siempre; los que no, también. 

 

En España, compañías como Inditex, El Corte Inglés, PC Componentes o Privalia son buenos ejemplos de transformación digital desde la experiencia física hacia el nuevo modelo de negocio online 

En resumen: la democratización del acceso a internet fue el pistoletazo de salida para el e-commerce. La posterior confianza de, primero el mundo corporativo y después los compradores, permitió que se afianzara.  

Por último, la llegada de los dispositivos móviles (solo en el último año su uso para cerrar compras online se ha elevado un 45 %ha supuesto la aceptación de una nueva realidad que ya es tangible 

  • La facturación del e-commerce español alcanzó en 2018 más de 40 000 millones de euros.  
  • Dentro de nuestras fronteras, la compra online de productos de gran consumo creció 9,1 % el año pasado. El gasto online mundial ascendió un 20,3 %. 
  • De los 27,5 millones de internautas españoles, un 71 % es comprador online habitual.  

Estas incontestables cifras demuestran que la tendencia es al alza. Nos queda e-commerce para rato.  

 

 

6 Ventajas de los e-commerce 

Verás, lo cierto es que ya no es ningún secreto. Las ventajas se pueden intuir fácilmente dado los tiempos que corren. No obstante, te invitamos a que revises este listado, por si alguna de ellas se te ha pasado por alto:  

1. Sin límites físicos se obtiene mayor alcance de público. Además, también es posible mostrar y ofertar una mayor gama de productos.

2. Abierto 24 horas del día los 365 días del año. Al no cerrar nunca, no se pierde ni una sola venta por este motivo.  

3. Reducción de costos. Se contratan menos empleados que en una tienda física. Los gatos de inicio y mantenimiento del mantenimiento son mucho menores. Por si fuera poco, se eliminan los robos (esto supone una mayor seguridad tanto para el comprador como para el vendedor). 

4. Facilidad de entrega de los productos. Cuando un producto se agota en una tienda física, ya no lo puedes comprar. Los e-commerce cuentan con una reposición de stocks mucho más frecuente. Por otro lado, los servicios de mensajería han avanzado tanto que ya es posible recibir pedidos en 24 horas o menos.  

5. Mayor participación en la cartera de clientesSe obtienen datos que ayudan a crear estadísticas e informes con el objetivo de conocer mejor al buyer persona. Esto, a su vez, propicia la lealtad de los clientes y ahorra tiempo tanto al vendedor como al comprador.  

6. Más facilidad para desarrollar las estrategias de marketingAl mismo tiempo, es más fácil ofrecer más y mejor información al cliente, por ejemplo, una completa comparativa de productos con sus precios y características. 

¡Bola extra!: si quieres saber más, te recomendamos que leas también 10 motivos irrebatibles para crear una página web de empresa.

 

 

Con todos estos beneficios al alcance de cualquier emprendedor, cientos de miles de negocios tradicionales se han animado a dar el paso hacia el e-commerce. Muchos otros proyectos nacen directamente en este formato.  

Sin embargo, mientras que el diseño gráfico de los e-commerce ha mejorado mucho, no ha ocurrido así con los textos de las fichas de los productos o servicios que venden.  

¿Qué significa esto?  

Una pata coja.  

En la próxima entrega de esta serie de artículos te hablaremos de cómo el copy es vital para aumentar las conversiones y mejorar las ventas de cualquier negocio de comercio electrónico.  

¡No te la pierdas! 

Mientras tanto, ¿tienes alguna duda? Pues escríbenos sin miedo ni vergüenza a contacta@loscopys.com