Si tus visitas huyen de tu web y no sabes cómo conseguir clientes, convéncelos desde la empatía. Te dará mejores resultados que una gran campaña.

Pensabas que nunca llegaría este momento. Llevas semanas, meses, ¡años! dando vida a tus servicios, perfeccionando tus productos, dando lustre a tu página web…

Incluso empiezas a gastar un buen dinero en publicidad.

No puedes esperar a dar el salto al mundo digital y llegar a más personas todavía, porque proyectos así no se ven todos los días. El tuyo es bueno, es bonito, es útil. Es todo lo que tú quieras, pero…

Al final nadie te compra.

¿Cómo? ¿Que creías que nada podía salir mal?

Pues SÍ puede salir mal, y de hecho está saliendo mal. Tú lo has hecho de 10, pero estás vendiendo 0.

Y aquí es cuando hay que parar la máquina y pensar: ¿seguro que tu cliente quiere lo que le ofreces?

Asumimos que ahora mismo estás diciendo «¡pues claro!».

OK. Es hora de salir un poquito de la zona de confort.

Hay varias razones por las que no vuelves a saber de tus visitas. ¿Quieres saber cuáles son y cómo conseguir clientes cuanto antes?

¿Cómo conectar con tus visitas y conseguir clientes fieles?

Nunca nos cansaremos de decirlo. De nada sirve tener un producto o servicio 10 si:

  1. No lo has creado teniendo en mente las necesidades de tu cliente.
  2. Se lo explicas de la manera equivocada.
  3. Está orientado a otro tipo de cliente muy distinto y no lo sabes.
  4. Todas las anteriores juntas.

No pienses que somos unos desalmados que rompemos ilusiones. No les decimos a los niños que los Reyes son los padres. ¡Calma! No intentamos desmotivarte. Es solo lo que vemos a diario: buenos productos y buenos servicios que se pierden porque no están bien enfocados.

Pero si de algo estamos seguros es de que todo tiene solución, todo se aprende y cualquier momento es bueno.

Por eso, te proponemos una pequeña ruta de solo cinco pasos para convencer a tu público (que no embaucar, ojo) y conseguir clientes. Porque ya está bien de quedarte días esperando mientras te comparan con tu competencia.

¿Cómo conseguimos hacer clic en su cabeza y convertirnos en los elegidos? No tiene tanto misterio. Empecemos.

 

Paso n.º 1: encuentra el mayor problema de tus clientes y dales LA solución

Todo el mundo tiene una necesidad urgente o un problema que se repite. Y a veces no le prestamos la atención que se merece.

Está bien examinar tu producto o servicio, pero la clave del éxito es trasladar el foco a tus clientes y hacerles una radiografía completa.

¿Cómo es un día normal en su vida? ¿A qué problemas se enfrenta? ¿Qué ve, escucha y percibe en su día a día?

El primer paso es realizar un ejercicio de empatía, ni más ni menos. Enseguida darás con su mayor preocupación, y en cuanto la sepas, podrás transformarla en solución.

Consejo: no te excedas remarcando sus puntos de dolor y, ni mucho  menos, transformes estos en pensamientos y actitudes negativas. Su decisión de compra debe venir de su confianza en ti, no de su desesperación por arreglar un supuesto fracaso personal.

Si quieres conseguir clientes, conviértete en su solución

Paso n.º 2: a cada tipo de cliente, su tono

No todo el mundo está cómodo si le hablas como ese simpático colega con el que se iría de cañas.

Antes de ponerte manos a la obra con tus textos y uses mil estrategias de marketing para conseguir clientes, define muy bien el tono y expresiones que usarás. ¿Cómo? Lo averiguarás sin mayor problema si has hecho bien la investigación que te decíamos en el punto anterior.

De todas maneras, no confundas un tono más formal con unos textos planos, vacíos y sin personalidad. Una cosa no quita la otra. Por ejemplo: apelar a algún hobby de tus clientes o a las modas del momento es una herramienta muy potente y te hará ganar puntos de simpatía al momento.

¿Y qué pasa con quienes nos caen simpáticos? ¡Que volvemos a ellos!

 

Paso n.º 3: si abrumas a tus clientes con algo, que sea con los beneficios

No deberías saturar a tus clientes con absolutamente nada, pero si debes recalcar algo por encima del resto, sin duda son los beneficios.

Otro ejemplo:

En el caso de mis compañeros copys, saben de todo y pueden hablar casi de cualquier cosa. Y aunque cada uno viene de un sitio diferente de España, todos y cada uno de ellos están muy orgullosos de su tierra y de sus costumbres.

A su vez, compartimos gusto por determinados géneros cinematográficos, son grandes fans de El Equipo A y muy curiosos con absolutamente todo, desde nuevos recursos y libros de marketing hasta vinos españoles y extranjeros.

Dicho así no te dice nada. Parece una parrafada sin venir a cuento.

Pero es que no son solo compañeros geniales con los que disfrutar de un Ribera del Duero y compartir historias varias y de juventud. También sé que no dejan espacio para el aburrimiento y cualquier plan con ellos será apoteósico, por su entusiasmo y actitud ante lo desconocido.

Esos son los beneficios.

Tan solo recopila las características de tu producto o servicio y pregúntate: ¿cómo  puede mejorar la vida de mi cliente?

Mejora la vida de tus clientes

Paso n.º 4: es un negocio, pero hazlo humano

Apple tiene a Siri y ahora Amazon tiene a Alexa. ¿A quién tiene tu negocio? A ti.

Somos seres sociales y, en mayor o menor medida, nos gusta tratar con personas. Pero cuando se trata de depositar nuestra confianza, tiempo y dinero, el factor humano cobra más importancia que nunca.

¿Cómo te diriges a los demás en persona? Traslada ese mismo mensaje, tono y lenguaje a tus textos. Si lo haces, atraerás con naturalidad y conseguir clientes será mucho más fácil.

Y no descuides la sección «Sobre Mí» en tu web. Los clientes visitarán primero tu página de servicios para ver qué ofreces, pero después visitarán tu «Sobre mí» para saber si eres la persona que están buscando y finalizar la compra (o no).

Si hay una sección donde puedes «jugar» algo más, es esta. Comparte tanto tu trayectoria como algunas curiosidades sobre ti e incluye al menos una foto en la que te muestres natural y a gusto.

 

Paso n.º 5: cuida la posventa, gánate su corazón

Lo sabe todo el mundo: un cliente bien cuidado vale por dos. De nada vale conseguir clientes al principio si después no estamos a la altura.

Una vez ya te ha comprado o han finalizado tus servicios, preocúpate por conocer su opinión y de ofrecerle un seguimiento si las características del producto o servicio lo requieren.

Ganarás un cliente fiel que te recomendará a otros potenciales clientes.

Por si eso fuera poco, gracias a su feedback obtendrás una información muy valiosa para mejorar tu negocio.

Conecta con tus clientes antes, durante y después

Próximo paso: determina en qué fase de tu negocio estás y actúa

Ya tienes una mayor idea de los pasos a seguir para conectar con tus clientes, ganarte su confianza y que se decidan por ti antes que por nadie más.

Pero recuerda: no se trata de crear varios mensajes diferentes, uno para cada uno de ellos, porque entonces no acabaríamos nunca.

Se trata primero de encontrar el patrón de tu cliente ideal. Ese al que seas capaz de ayudar y resolverle un problema, o simplemente, hacerle la vida más fácil.

Un conocimiento profundo del cliente ideal conduce a un producto o servicio ideal.

No desesperes, investigar a tu sector y tus clientes puede hacerse cuesta arriba al principio. Por suerte, nosotros ya hemos pasado por ello unas cuantas veces. Si no quieres hacerlo a solas, contacta con nosotros y cuéntanos tu proyecto.